Medicina constitucional: Positivo Menor

/, Medicina Tradicional China/Medicina constitucional: Positivo Menor

Conozca cómo se relaciona la apariencia física de una persona con las características psicológicas.

La medicina constitucional viene observando desde hace unos doscientos años la apariencia física del ser humano, y cómo ésta se relaciona con sus características psicológicas. Para ello, divide el tronco del cuerpo en tres partes de arriba abajo: vientre superior, vientre medio, y vientre inferior.

En ediciones anteriores decíamos sobre el Negativo Mayor  que tiene su cuerpo en forma de tonel, con sus pulmones o vientre superior menos prominente sobre el resto, y que la constitución Positivo Mayor, por el contrario, suele tener más prominente su vientre superior en relación con su vientre medio y su cintura. En esta ocasión conoceremos las características de un cuerpo Positivo Menor, el cual se caracteriza por el relieve de su vientre medio en relación con su vientre superior y, sobre todo, con su cintura.

Estas personas suelen tener un buen desarrollo funcional de su estómago y su bazo-páncreas, mientras que adolecen de fortaleza en sus riñones y vejiga, los cuales rigen principalmente la fuerza física del vientre inferior.

En general, se puede decir que las personas con esta constitución son sociables y les gusta mucho hablar, siendo muy divertidos en sus relaciones y muy desenfadados en principio. Tienen su cuerpo muy atractivo y cuidan mucho su imagen. Tienen muy buen desarrollo de sus piernas, lo que les hace muy dinámicos y capacitados para el deporte.

Si las personas de constitución Positivo Mayor tienen cuerpos atléticos que van muy bien en deportes como el salto de altura o las carreras de fondo, el atleta Positivo Menor sería corredor de distancias más cortas, en las que se requiere dinamismo y potencia física a la vez.

Por su inteligencia, elegancia, magnetismo y atractivo físico, son personas que desempeñan buenas funciones como artistas, periodistas, relaciones públicas, psicólogos, vendedores, futbolistas, bailarines.  Tienen mucha sensibilidad en sus oídos y les gusta escuchar música y participar en tertulias con gran capacidad  analítica.

Destacan por tener muchos amigos y amigas, y a veces muchos negocios, aunque siempre bastante superficiales.  Debido a que son muy variables, tienden a ser promiscuos y liberales, lo que les provoca muchas complicaciones con el sexo contrario, perdiendo muy fácilmente su fuerza en la cintura.

Estas personas tienen muchas aptitudes y destacan en muchas actividades, pero su punto débil esta en la capacidad para aguantar. Es decir, en muchas ocasiones les falta paciencia para profundizar en lo que hacen porque desean resultados rápidos y prácticos, y necesitan ver pronto el final del camino. Tienen mucha capacidad para subir muchas montañas pequeñas una detrás de otra, conquistando muchas cimas, pero no son tan capaces de subir un Himalaya que muestre visiones más profundas. También les gusta mostrarse y lucirse, por lo que en ocasiones pueden pecar de ser superficiales, inquietos y variables.

Estas personas necesitan persistir, profundizar, y tener más paciencia y continuidad en lo que hacen para tener equilibrio en sus vidas, de lo contrario podrían tener síntomas como ruidos en el oído, problemas en las rodillas, lumbagos, problemas en la orina y los riñones, y en los casos más graves, por exceso de desequilibrio, su órgano predominante, el estomago, puede llegar a padecer de gastritis, o incluso úlcera.

Por lo tanto, sería muy conveniente equilibrar energéticamente el elemento tierra (bazo y estómago) con el elemento agua (riñones y vejiga).

Para comprender las cualidades energéticas del estomago, los chinos toman como imagen representativa al gallo. El gallo es un animal que tiene dos estómagos porque no tiene dientes para masticar y facilitar la digestión, y por lo tanto siempre come tragando cualquier alimento seco.

El gallo es el ave que dejó de volar, ya no quiere volar y se desplaza únicamente sobre terrenos planos, corriendo de un lado a otro sin poder estar quieto. Este estómago tan poderoso  proporciona a sus patas mucha fuerza y agilidad para andar y correr de un sitio a otro.

Hay una historia que cuenta cómo un gallo franqueó los límites de su corral y vio parajes que ningún gallo había visto antes, adentrándose así en la exploración de lo desconocido. Volvió al corral después de haber recorrido unos pocos kilómetros y empezó a relatar con autoridad y exaltación a sus compañeros todo lo que había descubierto, como si se tratara de la verdad absoluta, convirtiéndose así en el primer referente del corral.

Una grulla venida de los cielos, que había escuchado el relato del gallo, intentó explicar a la multitud del corral que la grandiosidad de la existencia es infinitamente más grande, y que lo visto por el gallo era una ínfima porción. Ésta enseñó a los gallos cómo podrían volver a volar, si aligeraban sus cuerpos y sus mentes, y  que así serían capaces de ver la auténtica realidad. Sin embargo, muchos de los gallos, debido a sus nociones adquiridas y a su orgullo propio, se resistieron a creer en la posibilidad de que un gallo pudiera volar, y en la existencia de otros parajes más allá de lo habían podido ver.  De esta forma tan triste, dominados por sus propias nociones, los gallos se verían por siempre condenados a arrastrarse por el terreno plano, perdidos en la ilusión de sí mismos.

Todos necesitamos regar nuestro cuerpo con mas energía del agua, esencia de toda naturaleza y elemento primordial que nos conecta con lo más profundo de nuestro ser y existencia, impulsándonos hacia el futuro,  no sin antes recordarnos nuestros orígenes y raíces históricas para poder regresar de vuelta a casa, completamente  evolucionados y conscientes.

 

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies