Estrés-Insomnio-Debilidad inmunológica 2017-11-27T15:40:38+00:00

Estrés-Insomnio-Debilidad inmunológica

Estrés-Insomnio-Debilidad inmunológica

Una mayoría de la población de los países desarrollados sufre estrés en mayor o menor medida, pero no afecta a todo el mundo. Hay personas que saben afrontar las situaciones de conflicto y sobrecarga y no experimentan estrés. Pero si el estrés es casi una constante en la vida actual, ello se debe en gran medida al ritmo de vida. Los grandes avances tecnológicos no los utilizamos para hacer las tareas en menos tiempo. Lo que hacemos es utilizar la tecnología y los avances para hacer más cosas. Entramos así en un círculo vicioso en el que siempre estamos al límite.

El estrés es uno de los factores de riesgo que pueden provocar insomnio transitorio (dura menos de tres semanas) o insomnio crónico primario (de más de tres semanas) ya que la persona estresada sufre una situación de hiper alerta que dificulta su sueño. De hecho, el estrés relacionado con el trabajo ha sido identificado como la primera causa de insomnio ocasional en el 28 por ciento de los casos.

El estrés provoca insomnio, pero éste a su vez es un causante del estrés. Juntos forman un círculo vicioso que hay que controlar ya que puede acarrear consecuencias muy negativas sobre la salud, además de influir sobre el rendimiento laboral, las relaciones personales y la calidad de vida en general.

El tratamiento actual de estos trastornos es eminentemente sintomático, siendo habitualmente establecidos tratamientos farmacológicos con benzodiacepinas … etc que conllevan numerosos efectos adversos, así como un elevado riesgo de dependencia. La acupuntura ha demostrado su eficacia de un modo seguro, natural y sin efectos adversos a través de su mecanismo neuromodulador, disminuyendo la secreción de ACTH, cortisol y noradrenalina y por otro lado estimulando la liberación de endorfinas y Acetilcolina.

Una situación prolongada de estrés provocará otro fenómeno en nuestro salud, la inmunodeficiencia, la cual de por sí no es considerada como enfermedad pero que hará de nuestro organismo proclive a multitud de trastornos y desequilibrios.

Las inmunodeficiencias o déficits inmunitarios son una serie de enfermedades en las que hay un funcionamiento inadecuado de las defensas del cuerpo frente a infecciones. A consecuencia de ese funcionamiento inadecuado se padecen más infecciones de lo habitual, y además las infecciones se hacen más severas, más prolongadas, responden mal a los tratamientos habituales, y aparecen también con microbios relativamente inofensivos en las personas sin inmunodeficiencias.

Debemos distinguir las inmunodeficiencias primarias de las secundarias. Las secundarias se pueden deber a algunos medicamentos con efecto inmunodepresor, es decir que disminuyen la inmunidad, medicamentos que se usan en algunas enfermedades crónicas y en enfermedades cancerosas. Entre estos medicamentos están los corticosteroides y todos los inmunosupresores que se usan contra el cáncer y otras enfermedades. Las inmunodeficiencias primarias aparecen a veces por causas genéticas y otras veces son de causa desconocida, pero no tienen relación con medicamentos ni con infecciones conocidas por virus.

El tratamiento habitual de esta patología suele ser la administración de Inmunoglobulinas, el trasplante de médula ósea o células madre de cordón umbilical. Las actitudes comunes se dirigen al tratamiento o la prevención de las infecciones con antibióticos, el empleo o evitación de vacunas, la atención al estado nutritivo del paciente, y al tratamiento de los síntomas asociados y el de las complicaciones.

Debido a la especificidad de este tipo de tratamientos, y la complejidad de las técnicas, todas ellas debiendo ser administradas en el entorno hospitalario, es frecuente la búsqueda de terapias alternativas, seguras y de administración ambulatoria como la acupuntura.

En Medicina China, la capacidad defensiva del organismo se conoce como Wei Qi (energía defensiva), concepto similar al Sistema Inmunitario en la Medicina Occidental. Así pues, el tratamiento con acupuntura estará orientado a reforzar el Wei Qi / Sistema Inmunitario. La acción de la Acupuntura sobre la inmunidad está actualmente fuera de toda duda, y sus mecanismos de acción se van precisando progresivamente. Entre ellos podemos citar el aumento de la tasa de anticuerpos, inmunoglobulinas: betaglobulinas, gammaglobulinas, IgA, IgG, IgM, incremento de los linfocitos T y B así como la activación de las células NK.

Rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto en breve

Nombre
Teléfono
Email
Mensaje
 
.

Especialistas

Ana María Imedio

Ana María Imedio

Directora General. Farmacéutica. Acupuntora. Especialista en Auriculopuntura y Nutrición Energética

Estefanía Álamo Rubio

Estefanía Álamo Rubio

Psicóloga, acupuntora, masajista

Rubén Romá Torregrosa

Rubén Romá Torregrosa

Fisioterapeuta, acupuntor y naturopata

Beatriz Daza Molina

Beatriz Daza Molina

Enfermera y acupuntora

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR