Eficacia de la acupuntura en el tratamiento del linfedema asociado al cáncer de mama

Eficacia de la acupuntura en el tratamiento del linfedema asociado al cáncer de mama

Un linfedema es la acumulación anormal de líquido en el tejido blando debido a una obstrucción en el sistema linfático.

En mujeres con cáncer de mama que han precisado linfadenectomía, el linfedema se produce en el brazo por interrupción de los vasos linfáticos a nivel de la axila. Como consecuencia el volumen de linfa que se produce excede a la capacidad de drenaje de la misma, por lo que se acumula y causa inflamación.

Las medidas preventivas para evitar la aparición del linfedema son fundamentales.

Inmediatamente tras la intervención es recomendable iniciar un programa de ejercicios respiratorios y movilidad de la mano y del brazo afectado, siempre siguiendo las indicaciones del oncólogo, y bajo la supervisión de un especialista en fisioterapia. Técnicas complementarias tales como el drenaje linfático, o el kinesiotapping pueden ser de gran utilidad.

Lamentablemente, en muchos casos el linfedema no se resuelve en su totalidad, y puede llegar a cronificarse. Debido a ello, cada vez en mayor número las pacientes afectadas recurren a la acupuntura que ya ha demostrado su eficacia en el tratamiento del linfedema (Cassileth BR, 2013), o en el caso de su cronificación del mismo (Cassileth BR, 2011).

Si sufres linfedema, no esperes más. Concierta tu cita con nuestros especialistas en acupuntura integrativa, Ana Mª Imedio, Raúl Rubio, Estefanía Álamo, o Beatriz Daza.

Tras un cáncer de mama tratado con cirugía en la axila para extirpar los ganglios o nódulos linfáticos, existe un riesgo de desarrollar linfedema de hasta un 10%. Si además de la cirugía, se recibe radioterapia en la axila el riesgo se incrementa hasta el 20-25%.Se estima que una de cada cuatro mujeres desarrollará esta complicación y aunque el tiempo de aparición varía entre semanas y años, lo más frecuente es que el 75% de los casos aparezcan durante el primer año tras la cirugía.

El riesgo de desarrollar linfedema puede aumentar en función de la presencia de factores de riesgo, tales como obesidad, falta de movilidad, vida sedentaria o el uso de prendas de vestir o que compriman

El linfedema, no suele desarrollarse de forma brusca, por lo que los primeros síntomas pueden ser la sensación de pesadez en el brazo o endurecimiento de algunas zonas del mismo, principalmente de aquellas que soportan una presión como la cara anterior del brazo y la región del codo. Posteriormente se aprecia aumento del diámetro del brazo y, en ocasiones, dolor y dificultad en la movilización. La identificación de estos primeros síntomas, permite instaurar un tratamiento precoz, y de este modo evitar controlar la evolución del linfedema.

Según el momento de su aparición el linfedema puede clasificarse en precoz (inmediatamente tras la intervención) o tardío (si su aparición es tiempo después de la intervención y como consecuencia habitualmente de una infección o sobrecarga de actividad física)

El linfedema puede adoptar diversas formas clínicas en función del grado de afectación del miembro. Se denomina linfedema total cuando invade la totalidad del brazo y/o parte del tórax; Si sólo afecta a la zona entre el hombro y el codo, se denomina proximal, y si sólo invade la mano y/o el antebrazo, se denomina distal.

Las medidas preventivas para evitar la aparición del linfedema son fundamentales.

Inmediatamente tras la intervención es recomendable iniciar un programa de ejercicios respiratorios y movilidad de la mano y del brazo afectado, siempre siguiendo las indicaciones   del oncólogo, y bajo la supervisión de un especialista en fisioterapia. Técnicas complementarias tales como el drenaje linfático, o el kinesiotapping pueden ser de gran utilidad.

La mejor manera de prevenir el linfedema es evitar en lo posible todo aquello que obstruya o dificulte la circulación de retorno del brazo. Además, un diagnóstico precoz es la mejor manera de impedir su evolución.

Además de los tratamientos y medidas terapéuticas establecidas, es muy importante establecer unas pautas de estilo de vida así como diversas precauciones.Entre las más importantes, podemos citar  el control del peso a través de una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y legumbres, y evitando, por supuesto, el consumo de tabaco y alcohol.

Es imprescindible evitar cargar peso con el brazo afecto, así como el sobreesfuerzo del mismo y las temperaturas extremas, tanto frío como calor.

Centros MEDIZEN®

Clínicas de Acupuntura Integrativa en MADRID

MEDIZEN® Ayala

Clínica Acupuntura MEDIZEN Goya Ayala

Calle Ayala, 100 Esc 1ª, 1º Dcha. Madrid 28001
PEDIR CITA: 91 010 86 51
Email: info@clinicamedizen.es
Metro: Goya y Lista
Más información

MEDIZEN® Hospital Quirón Pozuelo

Clínica Acupuntura MEDIZEN Pozuelo Hospital Quirónsalud

C/ Diego de Velázquez, 1, 28223 Pozuelo de Alarcón, Madrid
PEDIR CITA: 91 010 86 51

MEDIZEN® Móstoles

Clínica Acupuntura MEDIZEN Móstoles

C/ Ciclista David Gea, S/N 28935 Móstoles
Dentro de las instalaciones polideportivas de
Body Factory Móstoles
PEDIR CITA: 91 010 86 51 | 609 70 80 33

¿Te podemos ayudar?

Estamos a tu disposición por teléfono, email, o escríbenos aquí

Escríbenos en este formulario para cualquier consulta sin compromiso e indícanos si quieres que te llamemos. Agradecemos cualquier opinión y sugerencia.

HORARIO DE ATENCIÓN AL CLIENTE

  • De Lunes a Viernes de 10h a 21h
Nombre*
Teléfono*
Email*
Mensaje
 
.